Veuve Clicquot Ponsardin The Time 2008

El 12 de abril de este año, Veuve Clicquot presentó al público su última creación, la primera añada surgida de las manos y la mente del maestro bodeguero Dominique Demarville, y qué mejor lugar que en la indicación protegida de Clos des Lambrays, en el corazón de Borgoña, patria de la vinificación en toneles de madera y tierra por excelencia de la variedad Pinot Noir.

A la cita acudieron 20 de los periodistas especializados más destacados del mundo.  Se habló de cuestiones como la madera o el tiempo, y se exaltaron los terroirs de la Champaña y Borgoña.

Desde que, en la década de 1960, la Maison se decantó por el envejecimiento en depósitos de acero inoxidable, fue la primera vez que Dominique Demarville recuperó el roble para la crianza de una pequeña porción del vino procedente de la vendimia de 2008. Él mismo explica su idea: «Cuando me incorporé a Veuve Clicquot, en 2006, me impresionaron los vinos de añadas antiguas, tan intensos y potentes, todos ellos expresiones de vendimias excepcionales», nos cuenta. « ¿Pero cómo podríamos ir más allá y dar a las añadas seleccionadas una dimensión aún más profunda? Una añada o vintage se compone de un assemblage de una sola cosecha, así que no podemos añadir esas notas especiadas de nuestros vinos de reserva añejos, como sí podemos hacer con la Yellow Label», apunta.

«Recuerdo que uno de mis predecesores en Veuve Clicquot, Charles Delahaye, realizó assemblages con vinos de crianza en roble hasta la década de los 60. Entonces la Maison pasó a emplear el acero inoxidable. Este otorga más luminosidad y claridad al vino, pero él siempre se acordaba de la era del roble, y de cómo aportaba cierta redondez a los aromas gracias a la microoxigenación del vino al permanecer en contacto con otra sustancia orgánica viva».

Demarville se dejó inspirar por el ansia de innovación que siempre ha latido en el corazón de la Maison desde que la propia Madame Clicquot creó la primera añada de su champagne. «Se me ocurrió que podíamos volver a experimentar con esa sustancia tan compleja», explica.

Demarville no recuperó la madera de roble como un retorno al pasado, sino para restaurar su capacidad de insuflar una mayor complejidad de una manera sutil y totalmente contemporánea.

«Con añadir tan solo un 5 % de vinos envejecidos en barricas de madera al assemblage de 2008, el vino resultante gana en amplitud y complejidad. Y todo ello respetando estrictamente el estilo de la Maison», señala Demarville. «Es como si un chef utiliza una pizca de alguna especia en la cocina para sazonar un plato. Esta pequeña adición de crianza en madera de roble provoca ese ‘toque especiado’ que buscamos siempre en Veuve Clicquot».

The Time 2008 de Veuve Clicquot ya está disponible en la Casa Premium.



Aguas Bebidas Naturales y otros

Cervezas

Licores y Destilados

Champagne y Espumantes